Nuevo impulso a las energías renovables no convencionales

EL Gobierno Nacional cerró el 2018 con una noticia positiva en materia ambiental gracias a la expedición del Decreto 2462 del 28 de diciembre de 2018, documento que permitirá agilizar los procesos de licenciamiento para aquellos proyectos que busquen desarrollar Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en el país.

Al suprimir la presentación del Diagnóstico Ambiental de Alternativas (DAA) para solicitudes de licencia ambiental de iniciativas de ERNC, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) eliminó un trámite considerado innecesario a la luz del proceso de licenciamiento y con ello dio un nuevo impulso a la evaluación de viabilidad ambiental de estas iniciativas. El Decreto establece la medida para los proyectos de exploración de energía virtualmente contaminantes con capacidad instalada superior a diez (10) MW.

Con la decisión, se apunta a la meta del presidente de la República, Iván Duque, que consiste en elevar a por lo menos al 10 por ciento la participación de este tipo de energías, sobre el total de la capacidad instalada en el territorio nacional.

De acuerdo con el Decreto, debido a las particularidades que tienen los proyectos de aprovechamiento del potencial de energía solar, eólica, geotermia y mareomotriz (asociada a las mareas), se hace inviable cambiar de localización de un lugar a otro de este tipo de proyectos, dado que prácticamente sólo algunas áreas cumplen con los requerimientos técnicos que hacen posible su operación, por lo que no es aplicable la exigibilidad de Diagnóstico Ambiental de Alternativas.

Con la firma del documento, en lo sucesivo solo los proyectos de uso de biomasa para generación de energía deberán presentar el DAA. Para este tipo de proyectos es posible evaluar y comparar diferentes opciones que consideren el entorno geográfico y sus características ambientales y sociales, el análisis comparativo de los efectos y riesgos inherentes a la obra o actividad, y de las posibles soluciones y medidas de control y mitigación para cada una de las alternativas.

Cabe señalar que, desde el 2014 el país inició las gestiones para avanzar por el camino de la integración de las fuentes de ERNC al sistema energético nacional y que con el CONPES de Crecimiento Verde y el de Objetivos de Desarrollo Sostenible (específicamente el 7, relacionado con “Energía asequible y no contaminante”), se crearon condiciones institucionales favorables para sacar adelante el tema.

Para el director de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), Rodrigo Suárez, “el decreto contribuye con el desarrollo sostenible, aporta a la mitigación de los impactos producto del cambio climático y promueve la implementación de este tipo de iniciativas que le aportan a la protección de los recursos naturales del país”. Lo cual, según explicó, es determinante para el cumplimiento de los compromisos que tiene Colombia frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en cuanto a la meta de reducir en un 20 por ciento las emisiones de Gases de Efecto Invernadero para el 2030.

En la actualidad, la ANLA evalúa ocho proyectos de energía solar y cuatro de energía eólica. El pasado mes de noviembre la Autoridad aprobó su primera licencia ambiental para el proyecto “Generación de Energía Eólica Alpha”, ubicado en La Guajira.

Logo ANLA Search Modal